Reflexiones sobre los últimos datos de empleo

Reconozco que cada vez me resulta más difícil tener las ideas claras sobre lo que ocurre en el mercado del empleo y cómo interpretar los datos que sobre el mismo se nos ofrecen mes a mes.


En las últimas cifras, correspondientes al mes de octubre, volvían a aparecer números rojos que significaban que había aumentado el desempleo; pero además estos datos también hay que analizarlos conjuntamente con los que se nos ofrecen sobre afiliaciones a la seguridad social, población activa, nuevas contrataciones, etcétera; por no hablar de otros que nos deben conducir a análisis más detallados sobre la calidad, que no la cantidad, del empleo.


En cualquier caso la principal conclusión es que las cifras de desempleo siguen siendo excesivamente elevadas para una economía que por otros datos exclusivamente económicos parece que empieza a mostrar síntomas de recuperación, si bien la situación se prolonga excesivamente en el tiempo.


Para los datos cuantitativos explicaciones y justificaciones de esta situación laspodemos tener de todos los colores; finalización de campaña de verano, problemas de estacionalidad, etc.; pero el fondo de la cuestión se me antoja bastante complejo y la realidad incuestionable es que el número de parados en España es demasiado numeroso y desde hace mucho tiempo.


Otra cuestión es la calidad del empleo; es incuestionable que los demandantes de empleo buscan empleos estables y vinculados a la actividad para la que se han formado.


Pero parece ser que no hemos conseguido, ni poco ni mucho, cambiar el modelo productivo de España; y aunque lo hubiéramos cambiado, parece ser que no habría personas, eso dicen algunas informaciones sobre puestos no cubiertos, en condiciones de aportar las competencias necesarias para ocupar los puestos emergentes, porque además no hemos cambiado el sistema educativo para adaptarlo al nuevo modelo.


Otros añaden que aunque hubiéramos conseguido cambiar el modelo educativo, no tendríamos recursos para desarrollarlo. En fín, un lío. Ni cambiamos el modelo productivo para mejorar la calidad del empleo; ni cambiamos el sistema educativo para mejorar las capacidades de los demandantes de empleo.


Pero la cruda realidad es que seguimos teniendo una cifra por encima de los 4 millones de desempleados.
 

José Luis Morte – Director de RH Asesores Zaragoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *